instituto hispanico de murcia curso español murcia paparajote michirones a pedir de boca paseo gran plaza

|

ciudad curso español murcia

Ir de terraza en terraza, de plaza en plaza, callejeando por la ciudad y disfrutando de la vida al aire libre es una de las mejores maneras de entrar en el ambiente murciano. Aquí, tomar unas cañas mientras se habla de todo y de nada, es un placer.

Pero si además, a esto se le añaden un par de tapas típicas de la Región, podemos hablar de puro lujo. No te podrás resistir ante las marineras, los caballitos, los matrimonios o los pasteles de carne. Otros platos muy de aquí son los "michirones", la ensalada murciana, el pisto o unas simples habas crudas de la huerta acompañadas de bonito en salazón o unos gajos de tomate. Los más golosos no pueden dejar de probar los paparajotes, una hoja de limonero rebozada en una masa de harina, huevo, leche y raspadura de limón, que posteriormente se fríe y se espolvorea con canela y azúcar. Acompañada con un vasito de vino dulce es todo un placer de lo más murciano. Pero que no intenten engañarte; la hoja NO se come.

Murcia es para moverse a pie. Caminar por la Trapería y Platería y dejarse llevar por el aroma del café recién elaborado, disfrutar de sus plazas y contemplar el atardecer recorriendo el Paseo del Malecón, entre jardines y huertas, no tiene precio. Otra buena idea es que alquiles una bici y eches a rodar. Seguro que por el camino encontrarás algo que merece la pena ser visto y que no se encuentra en ninguna guía. Sea cual sea el motivo de tu viaje, merece la pena que hagas un hueco en tu programa y te detengas en las zonas comerciales del centro, en sus tiendas con encanto, en sus mercados y mercadillos al aire libre y, cómo no, en su Centro de Artesanía, donde seguro que encontrarás un pedacito de esencia murciana para llevarte a casa.

Conocida popularmente como la plaza de la Catedral, la plaza del Cardenal Belluga une algunos de los principales símbolos de la ciudad, como la Catedral de Santa María, el Palacio Episcopal o el Edificio Moneo. Encontrarás inevitable entrar en el Museo de La Catedral, subir a su torre, recorrer los soportales y sentarte en cualquiera de las terrazas de este emblemático espacio para contemplar el vaivén de los turistas mientras disfrutas de las vistas y de la gastronomía más típica.

Fuente: murciaturistica

Instituto Hispánico de Murcia | Cursos de español en España

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s